En Montibello.com utilizamos cookies propias y de terceros que recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online.

Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Saber más


Estás en: In Beauty | Renovarse o renovarse…

Renovarse o renovarse…

Estética | 15 junio 2020

Por Consuelo Silveira, ponente internacional y directora desde hace más de 30 años de la escuela de estética profesional que lleva su nombre

Si a nosotras, las profesionales de la estética, alguien nos hubiese que tendríamos que pasar por esta extraña situación, no lo hubiéramos creído… Pero aquí estamos, adaptándonos a un nuevo protocolo en el trato con muestros clientes, con rigurosas precauciones de higiene para su seguridad y la nuestra: distancia, aforo, tiempos…

Dentro de esta nueva manera de desarrollar nuestra labor, y siempre pensando en la seguridad, eficacia en los resultados y satisfacción de nuetros clientes, quiero desde aquí aportaros alguna idea sobre nuevas formas de protocolizar nuestros tiempos, tratamientos y servicios.

Ahora, más que nunca, “el tiempo es oro”. Nuestros clientes han comprendido que, si no acuden a su cita, posiblemente tardaremos más de lo que quisiéramos en poder facilitarles la próxima.

Tenemos que ajustar los tiempos: si se retrasan, nos perjudicaran a nosotras, al próximo cliente, etc. En estos tiempos difíciles, las personas nos hemos hecho más conscientes y colaboradoras, pues es una circunstancia que nos concierne a todos.

Desde que la clienta se presenta en el centro hasta que comienza la sesión, obligatoriamente, y sobre todo en los primeros tiempos, tendremos que dedicar unos minutos más a la preparación ante esta nueva realidad. Tampoco podremos dar las citas excesivamente seguidas, pues pueden darse pequeños retrasos, por lo que será conveniente dejar entre cliente y cliente un margen de tiempo razonable.

A veces, los planetas se alinean y algo que veíamos complicado y difícil abre una ventana ante nuestros ojos y nos demuestra que tenemos medios a nuestra mano para superar las dificultades. Si no todas, algunas.

La atención personalizada, la excelencia en nuestro trabajo y los resultados no deben bajar nunca el listón. Muy por el contrario, debemos superarnos cada día. Aquí os dejo algunas ideas desando os sean de utilidad.

Comencemos por rentabilizar ese tiempo que deberemos dejar de margen entre cliente y cliente, que puede ser de 10-15´.

Será muy importante dividirlo en dos tiempos y utilizar esos minutos que hemos dejado de margen para realizar un breve, pero aclaratorio, diagnóstico de piel al inicio, con algún sistema práctico y rápido que seguro será bien recibido por la cliente y, sin duda, creará una mayor confianza ante la revisión frecuente de las particularidades de su piel en cada visita.

¿Recordáis cuando no teníamos margen para dedicarles un tiempo de consejo? Pues este tiempo, en la despedida, debemos aprovecharlo para que no salga de nuestro centro sin todos los consejos de su mantenimiento en casa.

Y llegamos al tiempo del protocolo que hemos diseñado exclusivamente para él o ella.

La cosmética profesional más avanzada ha confeccionado formulas con efectos y resultados espectaculares con exposiciones mucho más cortas y protocolos muy bien diseñados con efecto inmediato.

En estos momentos en que nuestros clientes desean exponerse el menos tiempo posible, será imprescindible crear un menú de servicios exprés adaptado a cada tipo de piel, edad y perfil del cliente.

Todo ello sin, por supuesto, tener que sacrificar el tiempo dedicado al contacto de nuestras manos, realizando el mejor masaje. Así, si un peeling reacciona en menos tiempo, si un booster o vial consigue una fusión con la piel inmediata y contamos con un arsenal de mascarillas que actúan en solo 10´ en vez de en 20’ o 30’, habremos logrado nuestra meta en menos tiempo. Podemos perfectamente dedicar entre 45-60’ a tratamientos que realizábamos en 60-90´. No es perder calidad, es ganar tiempo y, además, con óptimos resultados. En los últimos años, tanto los equipos electroestéticos como la formulación cosmética, han evolucionado en resultados de efecto inmediato, en eficacia y texturas que nunca imaginamos. Y, lo mejor de todo, es que, con todo ello, logramos resultados que se reflejan en la piel de nuestros clientes.

Ahora más que nunca, cobra sentido el refrán: “Lo bueno en su justo tiempo, dos veces bueno”. 

NOTICIAS
RELACIONADAS

¿Tienes tu perfil de Instagram optimizado? Image 1

¿Tienes tu perfil de Instagram optimizado?