En Montibello.com utilizamos cookies propias y de terceros que recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online.

Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Saber más


Estás en: In Beauty | La "nueva normalidad"… Suena raro, ¿verdad?

La "nueva normalidad"… Suena raro, ¿verdad?

Peluquería | 14 mayo 2020

Por Gonzalo Zarauza

¡Qué maravilla estar presente en el blog de Montibello y tener la oportunidad de dirigirme a tantos compañer@s de profesión! Entre todos, formamos la gran familia de #Montibellovers.

Este es un buen momento para reencontrarme con vosotros, después de más de cincuenta días de confinamiento en los que, como en la vida misma, hemos pasado por situaciones de todo tipo: buenas, regulares y malas. Lo cierto es que estoy muy contento y agradecido con muchos compañeros por los ratos de entretenimiento y formación que hemos tenido durante este tiempo. Se ha hecho patente que somos un colectivo inquieto, generoso y responsable. De forma especial, quiero agradecer a quien corresponda en las altas esferas de Montibello por la ayuda que hemos recibido, por hacernos sentir que somos personas y no números en una cuenta. Gracias por los aplazamientos en los pagos, por la fantástica formación con los educadores de la marca —Yolanda, Alejandro, Mía, Jorge, Gemma, Julio y la maravillosa Anna Barroca, autora de la colección Sunlit Bands—, y sobre todo por la comunicación constante que, para mí —y estoy convencido que para muchísimos colegas más—, ha supuesto un aliento y un respaldo en estos casi dos meses de inactividad profesional.

¿Y ahora qué? Pues ahora como siempre, como lo venimos haciendo toda la vida, debemos volver a la lucha diaria, al esfuerzo constante por sacar adelante nuestros negocios, nuestros puestos de trabajo, nuestro futuro. No voy a hablaros de normativas, ni de medidas higiénico-sanitarias, porque para eso ya tenemos una completísima guía colgada en este blog. Tampoco de la oportunidad que tenemos para demostrar a la clientela nuestro nivel profesional, teniendo que arreglar colores mal realizados en el hogar y cortes desastrosos. Nunca antes ha quedado tan patente que, lograr nuestros conocimientos y habilidades, no es tarea fácil. Y, por supuesto, lo que queda demostrado es que nuestra profesión es percibida por sociedad como esencial.

Yo lo que haría, además de todo lo anterior, es lo siguiente:

  • Sonreír mucho. Seguro que pensáis: "¿Para qué sonreír si tenemos la boca tapada con la mascarilla?". No os olvidéis que también se sonríe con la mirada, que incluso las palabras suenan diferente si tenemos una sonrisa pegada en los labios.
  • Eficacia y eficiencia. Eficacia para realizar los trabajos perfectamente, con calidad y buenos resultados, y eficiencia, para que impliquen el menor gasto y tiempo posibles. Los clientes nos van a exigir ambas características y, sin duda, estas marcarán la diferencia entre los diferentes salones. Creo que se va a imponer, por un periodo, el concepto Fast Beauty, en el que la calidad y el tiempo formarán un binomio indisoluble.
  • Actitud y lenguaje positivos. Como vamos a tener que dejar a un lado, de momento, la parte sensorial de los servicios —porque los clientes no van a querer estar demasiado tiempo en los salones— y como, además, nosotros necesitaremos reactivar la agenda, tendremos que ser capaces de inyectar positivismo para que el recuerdo de la visita al salón sea agradable. Lo principal: no hablar demasiado del confinamiento; solo lo justo. Haced una lista de nuevas palabras prohibidas —COVID-19, coronavirus, BOE, ERTE, paro, etc.— y añadid las de siempre: políticos, elecciones, iglesia…
  • Ser y parecer. Recordaros que no solo tenemos que ser buenos y, creo que lo somos, y que debemos cuidarnos y cuidar a nuestros clientes. seguro que, cada día en tu agenda, tendrás algún cliente nuevo o el típico desconfiado, ese que necesita ver cómo te lavas las manos en su presencia, cómo coges la toalla desechable o la recién lavada; los típicos clientes que necesitan esos detalles para sentirse bien, para sentirse seguros.

Un fuerte abrazo, aunque de momento sea virtual.

Suerte en la "nueva normalidad" y cuidaros mucho.

NOTICIAS
RELACIONADAS

En la vuelta a la normalidad, activemos nuestro chip de empr ... Image 1

En la vuelta a la normalidad, activemos nuestro chip de empresarios

Formación, la clave para afrontar los cambios Image 1

Formación, la clave para afrontar los cambios

La normalidad es la incertidumbre Image 1

La normalidad es la incertidumbre

Nuestra vuelta al salón Image 1

Nuestra vuelta al salón

Salones de necesidad Image 1

Salones de necesidad

Un momento de reflexión Image 1

Un momento de reflexión