En Montibello.com utilizamos cookies propias y de terceros que recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online.

Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Saber más


Estás en: In Beauty | Flequillo: cómo dominar este básico del diseño capilar

Flequillo: cómo dominar este básico del diseño capilar

Peluquería | 03 julio 2019
No hay duda alguna, el flequillo es tendencia este 2019. Pero este básico del diseño capilar convive con nosotros desde siempre, y tiene toda una maestría técnica alrededor.
Para contarnos cómo dominarlo a la perfección contamos con la inestimable aportación de nuestro embajador Gonzalo Zarauza, que en el artículo de hoy nos desvela la clave sobre los flequillos.
 
¿Sabes esos hilos que quedan sueltos en los tejidos? Se les conoce como flecos, y precisamente de ahí viene la palabra flequillo. En Latinoamérica de hecho, se siguen llamando así, flecos. 
 
Es curioso como siendo una parte mínima en el conjunto de un peinado, es un elemento mágico, ya que nos permite, sin apenas modificar el largo total del cabello, un cambio drástico de  estilo.
 
Nos permiten poner a prueba nuestra creatividad, marcar la diferencia y jugar con diferentes estilos y looks según lo que las clientas necesitan y nuestro propio criterio profesional.
 
Podemos conseguir acabados muy distintos gracias a la versatilidad de los flequillos. Tan solo cambiando la dirección de los mechones (de derecha a izquierda, hacia atrás...) tenemos diferentes propuestas, con mucha personalidad. Todo es cuestión de diseño.


Un básico del diseño capilar


Junto con las patillas, los flequillos constituyen los más influyentes elementos del diseño capilar. Su capacidad de transformar la apariencia de nuestro rostro, es única, llegando a marcarlo o ocultarlo de forma parcial, según el tipo de flequillo.
 
Lejos de ser un elemento de uso exclusivo para algunas afortunadas y seguidores incondicionales, el flequillo es una tendencia dominante presente en las pasarelas, editoriales, y protagonistas de los looks de algunas famosas en la alfombra roja.
 
Conocer y gestionar sus diferentes posibilidades estéticas de los flequillos es tarea del asesor de belleza y por extensión del peluquero.
 
Cuando diseñemos un flequillo debemos de tener en cuenta al menos cinco aspectos: la forma, el volumen, la longitud, el color y la dirección. 

La combinación de estos parámetros nos dará infinidad de resultados y en nuestras manos está seleccionar el más adecuado.
 
Aquí os dejamos las tipologías de flequillo más conocidas y sus beneficios. 


Flequillos con nombre propio


Microflequillo: Cubre ligeramente la frente desde el nacimiento del cabello. Es genial en los estilos pixie muy cortos, pero ¡ojo!, deja totalmente al descubierto la frente y enfatiza la forma del rostro.
 
 
Baby bangs: Muy cortos y rectos, recuerdan a los de los niños. Fue popularizado por Audrey Hepburn. Marca muchísimo la imagen y ensancha el rostro. Está indicado solo para mujeres arriesgadas, que quieran darle a su estilo un toque vanguardista.
 
 
Cortina: Se abre desde el centro hacia los lados. El efecto resultante recuerda a las cortinas, de ahí su nombre. Es muy cómodo de llevar y muy favorecedor. Este año está de rabiosa actualidad, pero se le puede considerar como uno de los flequillos intemporales.
 
 
Ladeado y asimétrico: La diferencia entre uno y otro es que el ladeado se corta de forma simétrica y se peina hacia un lado. En cambio, el asimétrico se corta con diferentes longitudes. Los dos rejuvenecen y dan un aspecto jovial.



Terminamos este artículo reivindicando el gran poder del flequillo, que nos permite desde actualizar un corte de cabello clásico y rejuvenecer nuestro look, hasta corregir la forma del óvalo facial, disimulando la nariz o la frente y enfatizando la mirada.

Autor: Gonzalo Zarauza
 

 

NOTICIAS
RELACIONADAS

Entrevista a Gonzalo Zarauza Image 1

Entrevista a Gonzalo Zarauza

Las coletas: ayer, hoy y siempre. Image 1

Las coletas: ayer, hoy y siempre.