En Montibello.com utilizamos cookies propias y de terceros que recogen información en tu navegador web para ofrecerte una mejor experiencia online.

Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Saber más


Estás en: In Beauty | ¿Adelgazar? La fórmula sí existe

¿Adelgazar? La fórmula sí existe

Estética | 27 marzo 2016

Entre los propósitos para el nuevo año, siempre suele figurar uno: perder peso. Pero ya hace días que el año ha comenzado y ahora, a finales del primer mes, algunos de nuestros buenos propósitos amenazan con quedarse en el terreno de las buenas intenciones. Adelgazar es uno de ellos, excusándonos en que falta mucho para el verano.

Sin embargo, este es el momento ideal para empezar a recuperar la línea, porque hacerlo bien, con resultados perdurables y sin poner en peligro nuestra salud, necesita su tiempo.

Efectivamente, el tiempo es una de las variables fundamentales en la fórmula para adelgazar, una fórmula que sí que existe y que de algún modo todos intuimos, aunque a veces no queramos reconocerla, porque no es mágica. Implica esfuerzo, cambio de hábitos y perseverancia.

El ejercicio, la alimentación adecuada y la constancia (tiempo) son los principales componentes de esta fórmula de éxito, con la que conseguir la figura que deseas. A ello podemos sumar ciertos complementos que ayudan a alcanzar con mayor perfección el resultado buscado: son tratamientos específicos para potenciar algunos efectos, como anticelulíticos, reductores o reafirmantes.

Ten en cuenta que estos productos ven potenciados sus resultados si su aplicación va acompañada de los otros elementos: ejercicio y dieta saludable.

Para bajar peso… ejercicio inteligente

Si tu finalidad es perder peso, elije el ejercicio que recomiendan los expertos, que es aquel que hace aumentar la masa muscular y disminuir la grasa.

Porque, como confirma Luis Perea, entrenador personal, a más masa muscular, más gasto de energía: “gastaremos mucho más durante el ejercicio y también durante el reposo; de hecho, una persona musculada gasta en reposo hasta un 13% más”.

Correr, bicicleta, … el ejercicio cardiovascular está de moda. Pero Perea aconseja combinarlo con ejercicio con pesas, ya que el primero, aunque sirve para bajar peso, también destruye masa muscular, lo que provocará que cuando dejemos de hacerlo, al tener menos músculo, si queremos mantenernos sin engordar, tengamos que consumir menos calorías.

Si no te gustan las pesas o trabajar con resistencias, Luís Perea te recomienda una buena alternativa: “las plataformas de vibración ofrecen una alternativa de trabajo verdaderamente eficaz para mantener los niveles de masa muscular y con una inversión en tiempo mínima”.

En la combinación de ejercicio cardiovascular y de cargas está la clave, y, para Perea, cuanto más intenso, mejor: “El ejercicio a altas intensidades (en torno al 75% del ritmo cardíaco máximo) quema en media hora más calorías que una hora de paseo a un ritmo suave”. Pero debes incrementar la intensidad poco a poco: “Es importante ir aumentando de forma paulatina la intensidad con el objetivo de que nuestro organismo y sistema cardiovascular se adapte gradualmente. El incremento paulatino es necesario, ya que no todas las personas están capacitadas para realizar ejercicio a estas intensidades”.

… y dieta inteligente. 5 tips sencillos para empezar a ver resultados.

La dieta inteligente es la que te hará gastar más e ingerir menos. La doctora Montserrat Folch, nutricionista, nos indica cinco sencillas pautas con las que notarás la diferencia:
  1. No te saltes ninguna comida principal. Es importante distribuir la energía en 5 tomas al día: 3 principales (desayuno-comida-cena) y 2 tentempiés (media mañana- merienda). Y sobre todo: desayuna bien y con tiempo; y cena muy ligero.

  2. Aumenta el consumo de fibra: cereales integrales, frutas, vegetales, etc. En cuanto a frutas y vegetales, lo saludable es tomar 5 raciones al día, (2 de verdura -una cruda y otra cocida- y 3 frutas), dando preferencia a las variedades de temporada.

  3. Bebe abundante líquido: agua, infusiones, etc. Una apuesta segura es este caldo depurativo:
    • Hierve apio, cebolla y perejil en 2 litros de agua durante 30 minutos. (opcional: añadir unas gotas de limón).
    • Cuela el caldo resultante y bébelo frío o caliente durante todo el día: 2 vasos al desayuno, 2 antes de comer, 2 antes de cenar, … y siempre que tengas las ganas irrefrenables de picar algo.

  4. Elige grasas buenas: aceite de oliva, frutos secos, pescados azules, lácteos descremados, etc. Y tómalas con moderación: las grasas aportan 9 por 1 gramo; es el nutriente que tiene más calorías, seguido del alcohol, que aporta 7.

  5. Emplea cocciones suaves y sencillas. Evita: fritos, guisos, rebozados, salsas, mantequillas, etc.; y no utilices el mismo aceite para freír más de una vez.
Aunque, como admite el entrenador personal Luis Perea, “las matemáticas no son exactas cuando queremos adelgazar”, estamos seguros de que si empiezas ya a aplicar todos los puntos de esta fórmula vas a conseguir un cuerpo tonificado, más esbelto, sano, enérgico, ágil y atractivo.

Ahora ya tienes todo lo necesario para cumplir uno de los #nuevoshabitos que te habías propuesto. ¡Adelante! "

NOTICIAS
RELACIONADAS

COMENTARIOS
DEJA UN COMENTARIO